Apple Park – La sede soñada de Jobs ya es una realidad

En el futuro, cuando se hable de sedes empresariales sorprendentes, será inevitable destacar Apple Park; la extraordinaria sede que Steve Jobs soñó para Apple.

Como sabéis, Jobs no solo fue un visionario en cuanto a dispositivos de tecnología, productos para el trabajo y entretenimiento, e incluso en el campo del cine, como lo demostró con el famoso estudio Pixar. Él podía ver el potencial en todo lo que le rodeaba, desde un artilugio que cabía en la palma de su mano, hasta una construcción de más de 70 hectáreas: Apple Park.



Para los que aún no sabéis nada sobre el tema, vamos a hablar sobre las características más destacables de esta sede tan soñada.

¿Qué es y qué contiene Apple Park?

Apple Park es el nombre de la sede que Steve ambicionó para Apple, una construcción tan única como sus productos, revolucionaria, funcional y hermosa. Al principio, se le conocía como Apple Campus 2. La sede fue diseñada y creada por Norma Foster; el arquitecto designado por Jobs para tal obra. Foster le mostró varias propuestas modernas para su diseño, pero Jobs, fiel a sus principios creativos, escogió la más sencilla: el círculo.

De entre varias características que posee esta sede, vamos a nombrar las más llamativas.

1.- Está formado por “Pods” creativos.

Jobs quería que la sede estuviera conformada por “Pods” (vainas) en las que se pudiera enfocar en algo preciso. Por ejemplo, las habría para reuniones, otras para ocio y descanso, otras para trabajos individuales, etc. Jobs consideraba que los empleados eran el verdadero activo de las empresas y deseaba para ellos un ambiente de interacción, creativo, y sin restricciones.

2.- Eliminar las divisiones por departamentos.

Esto de que los creativos de los portátiles estuvieran separados de los diseñadores de los iPhones, o de los creadores de software, no iba con Steve. Él consideraba que la interacción del personal podía dar pie a ideas tan espontáneas como sorprendentes, por lo que rechazó el primer diseño que tendía a separar a las diferentes disciplinas en edificios individuales.

3.- ¿Aire acondicionado? No, gracias.



Apple Park está diseñado para permitir el paso del aire desde el exterior y un innovador sistema de tubos de agua mantiene la temperatura interna entre los 20 y los 25 grados centígrados. El aire acondicionado, o la calefacción, solo se activan cuando hace mucho frío o calor. Y aunque hay termostatos en todos los puestos de trabajo, estos solo permiten dos grados de más o de menos.

4.- Manuales para tratar la madera… ¿En una empresa de alta tecnología?

Jobs era obsesivo con los detalles (eso todos lo sabemos). Pero esta obsesión llegó a niveles supremos en Apple Park puesto que los obreros tenían que aprender a tratar la madera que se iba a utilizar en la construcción ¡con un manual de 30 páginas! Así es, queda claro que los detalles siempre importan. No cabe duda que haber sido obrero en Apple Park fue una experiencia imposible de olvidar.

5.- Un diseño único e irrepetible.

Al igual que su creador, Apple Park es algo único en su tipo. Se trata de una construcción circular de cuatro metros de altura y con más metros cuadrados que el Empire State Building. Y para hacerlo más icónico, ¡en el centro del círculo hay un pequeño bosque con estanque propio! Nada de extrañarse de una edificación amigable con el ambiente que funciona con energía 100 % renovable.

6.- Unos numeritos para el final.

Apple Park es sorprendente también en los números: Puede albergar a 12.000 trabajadores (de los 60.000 que componen la nómina de Apple). Tiene un auditorio con 1.000 asientos y cuenta con más de 3.000 metros de caminos verdes para el disfrute de sus empleados quienes podrán hacer uso de las 1.000 bicicletas que habrá a su disposición.



Tecnologia apple park

Apple Park es tan grande que te tomará 10 minutos ir del aparcamiento al edificio principal. Su tamaño no demérito la conciencia ecológica de esta inmensa construcción con forma de nave espacial: el 70 % de las instalaciones son jardinería y apenas un 30 % es de construcción. Una obra que todo conservacionista adoraría poder visitar.

Eficiencia, alta tecnología, belleza, amigable con ambiente, vanguardista y polémico. Apple Park es, sin duda alguna, algo de lo que Steve Jobs se sentiría orgulloso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *