El fracaso de Apple en la industria de las videoconsolas

Como es de esperar, Apple, con cada producto que saca, tiene un éxito rotundo y muy envidiable, pero hubo, y hay, una excepción; un terreno donde Apple no ha sabido ponerse al alza, y se trata de las videoconsolas. Así es, Apple probó suerte en el mundo de las videoconsolas, solo que lo hizo un poco tarde.




Uno de los mayores fracasos de la manzana mordida llegó con su videoconsola, Pippin, en el año 1995, donde se presupone que, después de la lista de fracasos que tuvo Apple durante un periodo de tiempo, rogaron a Steve Jobs que regresara a la compañía para poder acabar con esta racha nefasta de Apple.

En realidad, la videoconsola fue diseñada por Apple, pero manufacturada por Bandai, es decir, Apple ponía el hardware, pero quería que otra empresa la distribuyera bajo su marca propia. Finalmente, la distribuyó Bandai, una empresa que tenía un nombre y reputación en el mundo de las videoconsolas.

No te pierdas ninguna noticia, Suscríbete!

El concepto principal, era de utilizarla como un ordenador barato, aunque acabó siendo una videoconsola que incluso superaba, en potencia, a la Play Station original, y eso que ya era potente.

videoconsola

Pippin, la videoconsola más avanzada de su época

La consola de Apple tenía todo lo necesario como una consola de hoy en día; se podía conectar a Internet, tenía unos mandos muy futuristas e incluso un joystick bastante interesante para su época. En su interior, encontrábamos un procesador PowerPC 603e 66MHz de 32 bits, una versión de macOS limitada, una unidad de CD-ROM a 4x, un modem de 14.400 bps, y dos colores disponibles: en blanco para Japón, y negro para los Estados Unidos.

Tuvo alrededor de unos 30 títulos creados por Bandai, con juegos como Dragon Ball, Power Rangers, o Sailor Moon. Además, incluía un navegador web e incluso una enciclopedia para poder utilizarlo como un mini ordenador conectado a la tele de tu salón.

Se vendieron 42.000 unidades de las 100.000 previstas, aun vendiendo las 100.000 unidades previstas, se convertiría en un fracaso más que añadir a la lista de fracasos de Apple. Uno de sus motivos principales, fue su precio, ya que barata no era (para la época) con un precio de 600 dólares. La Virtual Boy, de Nintendo, tuvo unas 770.000 unidades vendidas, siendo unos de los mayores fracasos de Nintendo también.




A los dos años, Apple le tendió la mano a Steve Jobs para que volviera a la compañía y así intentar salvarla de aquellos fracasos tecnológicos que iban arrastrando. Poco después, Steve Jobs eliminó prácticamente todo el catálogo que tenía Apple (impresoras, cámaras de fotos, PDA…) para desarrollar el iPod y el iMac, haciendo que la empresa volviera a tener el valor que tenía en sus comienzos y ayudando a Apple a levantar la cabeza de forma rápida, gracias al gran éxito de estos dos productos, dándole a Apple el nombre tan reconocido que tenía y, el cual, sigue manteniendo actualmente.

pippin_trasero_dev

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *