La compra de influencers y followers, el éxito de las redes sociales

Hoy en día, se sabe que los consumidores orientan en un 45% su decisión de compra a las redes sociales, y es por eso por lo que las empresas de marketing y publicidad vieron a los “influencers digitales” como un buen negocio para mantener la supervivencia de varias empresas, gracias a sus consejos y publicaciones para atraer público, tener “followers”, y así retener al consumidor que le es fiel y que se deja influenciar por su opinión. De ahí los términos aplicados; followers (seguidores) e influencers (influenciadores), y quienes, aunque muchos no lo sepáis, pueden ser comprados para llevar estas estrategias acabo, lo cual se ha convertido en una nueva práctica en redes sociales.

Es así como los bloggeros, youtubers, twitteros,  snapchaters, y vloggers, se han convertido en piezas fundamentales y claves en este negocio, puesto que funcionan como vías y canales para comunicarse con el consumidor, y atraer nuevos, mientras que también se recolecta información de lo que el consumidor busca y desea, gracias a los comentarios y posts de los followers a dichos influencers. Cada influencia que generan puede utilizarse para llegar a cierto público, según el producto y servicio que se ofrece, y así crear una comunidad fiel de seguidores que también influencian a los demás followers. Y, aunque la compra de followers sea de las tácticas más utilizadas en las redes sociales y por empresas de publicidad, no siempre trae ventajas si no sabéis usarlo adecuadamente.

La compra de seguidores está a la orden del día, y su problema es la falta de credibilidad para los que recurren a ella, pero es cierto que se ha convertido en un éxito tanto para empresas, celebridades, y políticos, por ejemplo. Se pueden comprar seguidores en Facebook, Twitter, e Instagram, las cuales son redes sociales muy populares, y por ello que muchos se pregunten, ¿cómo y qué es comprar seguidores de Instagram?

Pues sí, es posible comprar paquetes que incluyen cierta cantidad de followers y, bajo diferentes precios, con los que os aparecerán de forma automática en vuestra lista y ayudarán a incrementar vuestros seguidores, así como también darán una imagen más popular a vuestra marca, empresa, o perfil. Eso sí, estos seguidores comprados no van a interactuar con vuestras publicaciones, ni dar Likes a vuestras fotos, o dejar comentarios. Quien desea comprar seguidores debe de tener cuidado de no hacerlo de forma masiva y frecuente, puesto que Instagram puede detectarlo como spam y aplicar un bloqueo en vuestra lista de followers y perderlos todos.

Además de poder comprar seguidores en Instagram, también podéis adquirir followers para otras redes sociales, fans, visitas a webs, videos, bots, y retweets. Para muchas personas, este método es algo que vale la pena, y de ahí que sea aplicado con más frecuencia de lo que uno piensa, y puede resultar efectivo si se maneja de forma adecuada, aunque también puede ser muy perjudicial.

En realidad, es mucho mejor tratar de contratar influencers digitales para aumentar vuestras posibilidades y popularidad, puesto que está comprobado que un 40% de los consumidores se deja guiar por una recomendación de algún influencer en la red, al igual que confiaríais en la recomendación de un amigo. De todas formas, ambos casos siguen siendo estrategias de maketing y publicidad que han demostrado aumentar las ventas y, por lo cual, es un negocio de éxito hoy en día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *